jueves, 30 de enero de 2014

Reseña:
Pídeme lo que quieras



Datos Técnicos
Título: Pídeme lo que quieras
Autora: Megan Maxwell
Editorial: Planeta
Páginas: 464


Sinopsis
Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.


Historia
No soy una persona propensa a comparaciones. La verdad es que no me gusta lanzarme al cuello de nadie y decir “¡uy, que te has copiado de…!”. Creo que si una idea es buena, pues en fin, por qué no aprovecharla, no deja de ser sólo una idea. Donde muchos ven plagio, vagancia y falta de originalidad yo puedo ver un nuevo enfoque de algo ya visto, y me parece igual de válido.

En esta ocasión, no obstante, tengo que retractarme.

Nos encontramos ante la miiiisma historia que últimamente está arrasando en la literatura erótica. Más de lo mismo. El resumen:

Chica eficiente en su trabajo + chico rico e inestable + relación meramente sexual + morbos y perversiones de diversa índole + temperamento explosivo y por tanto muchas peleas + te quiero pero no quiero quererte + persecuciones por un lado y por el otro

Básicamente, sí, más y más de lo mismo. La historia no tiene nada que despuntar, y en realidad los morbillos de turno me han parecido insulsos, nada sugerentes. No me he sentido de ninguna manera al ver cómo ella comenzaba a disfrutar siendo entregada a otras personas que no son su pareja. ¿Qué igual es una cuestión personal? Pues quizá. Pero con los morbillos de otras sagas no me he sentido igual de fría e incluso ligeramente molesta.

Además, hay taaaaanto sexo…¡Pero tanto! Es PEOR que otras historias de la misma índole, en cada página hay una escenita, casi. Se vuelve cargante. A mí, por lo menos, me ha pasado.

[Aviso de Spoiler]
Y por favor…El “oscuro secreto” del chico, eso que va a hacer que la chica sufra si se desatan las emociones…Glaucoma. ¿En serio? ¿En serio no hay nada peor que una hipotética y futurísima ceguera? Quiero decir que sí, que es malo, joder si lo es, pero desde el principio el secreto y la distancia que él pone a su alrededor te lleva a pensar que sea algo terrible, algo casi inaguantable…Y te encuentras con que tiene glaucoma. Que es posible que algún día se quede ciego.


Qué quieres que te diga, a mi me vienen con esas y me quedo atónita de lo chorra que me parece. Es que una se espera cáncer, enfermedades del corazón, ¡esquizofrenia! ¿Pero dolores de cabeza y la posibilidad de ceguera en el futuro? ¿Ese es el terrible secreto que lo mantiene al margen de las emociones?
[Fin del Spoiler]


Estilo
Hay que conceder que el estilo de Megan Maxwell ha resultado ser cercano, desinhibido. Oyes (lees) a la protagonista narrar como narraría tu amiga del pueblo, con soltura, con naturalidad, con cercanía.

No peca de redundancias, no peca de…Bueno, encontré una falta de ortografía que me dejó patidifusa. Envestidas. Que la palabra existe, pero no es lo que interesaba en el momento, no sé.

Pero aparte de eso el estilo ha sido fresco y divertido. Es difícil no reírse con ciertos modismos (ojú, cuchufleta, y similares), y aunque al principio pueden resultar incómodos, al final te acostumbras y lo disfrutas. Al fin y al cabo, ¡es como estar en casa!


Personajes
Los protagonistas entran en los tópicos, aunque hay que decir que, especialmente ella, resulta amena y divertida.

Judith es una chica cualquiera, en el buen sentido. No es una súper heroína. Es una mujer de a pie, desinhibida, alegre, trabajadora,…Le gusta hacer ejercicio, el motocross,…No es la prototípica chica femenina, eso desde luego…También es aficionada al sexo sin ataduras, que supongo que es un “must have” para esta novela.

Aunque Judith es un personaje tan cercano y real que se hace querer, te guste o no su actitud o sus gustos, sí que hay algo que me chocó. Si al principio de la novela corre por el parking para esconderse en su coche por si pasa algo en aquel lugar solitario y vacío, ¿cómo es posible que a la mitad de la historia se enfrente ella solita a dos o tres tipejos pasados de alcohol con ganas de juerga? Es un cambio demasiado brusco, ¿no?

Eric es más de lo mismo. No más de lo mismo de Judith, sino más de lo mismo…De los prototípicos chicos de historia erótica. Dominante, pervertido, con humor absolutamente cambiante, parece no reírse ni sonreír con nada hasta que llega la chica,…

No hay mucho que añadir sobre él. Es lo típico. Explosivo, arrogante, pero muy devoto en el fondo. Lo típico. Nada que despuntar, excepto que es idiota perdido por poner una barrera de hielo a su alrededor por algo como lo que ya he dicho en la parte de historia.


Otros
Aparte de lo ya dicho no se me ocurre nada más que comentar.


Lo mejor
- La cercanía del estilo, la familiaridad de los modismos y de la protagonista.


Lo peor
- El morbillo de turno. Creo que puedo leer casi de todo, pero esto se me escapa. Intercambios de parejas, ceder a tu chica a otra persona y que ella disfrute siendo cedida es algo que no me entra en la cabeza, lo siento.

- La cantidad de sexo que hay. Ya sabemos que es una novela erótica, pero por favor…

- El “oscuro secreto” de Eric.

- El final que queda tan absolutamente colgado. Desde luego funciona para dejarte con las ganas de leer el siguiente libro, pero no es plato de buen gusto si no te ha gustado lo que has leído.


Nota final
Floja (4). No me ha parecido nada impresionante, se me ha hecho un poco cuesta arriba, y aunque voy a leer la segunda parte no lo hago porque me haya gustado.


Reseña por
Aya

No hay comentarios:

Publicar un comentario