sábado, 26 de abril de 2014

Recomendamos Escritores
Laura Gallego

Descubrí a esta escritora, como muchos otros, con Memorias de Idhún. Me gustó tanto el desarrollo, el estilo y la historia que en seguida compré el segundo volumen, y mientras me mordía las uñas esperando el tercero, me hice con otros de sus libros.

Fue así como comenzó mi fanatismo por esta gran escritora, que ahora, tantos años después, sigue siendo de mis favoritas.

Laura Gallego empezó a la edad de 21 años ganando uno de los más grandes concursos literarios con Finis Mundi, y desde entonces su carrera no ha hecho más que crecer. Tiene doce novelas independientes, cuatro sagas, y cinco cuentos infantiles en su haber. ¡Vamos, casi nada! Esta mujer publica aproximadamente a libro por medio año, si no recuerdo mal, una marca brutal para alguien que tiene familia y una tesis.

El estilo de esta escritora es sencillo, pero no superfluo. No sé si me explico: ahonda en todo lo que tiene que ahondar, te hace sentir lo que sienten los personajes, vivir lo que ellos viven. Sus historias están hiladas a la perfección, y las personitas de las que hablan sus letras, completamente tangibles.

Algunas de sus mejores obras, en mi opinión, son Dos Velas para el Diablo (historia que habla de ángeles y demonios con un concepto nuevo, nada religioso, y que trae consigo un romance tierno y precioso), Hijas de Tara (una de las novelas más antiguas de Laura Gallego, pero aun así comparable a las más nuevas y mejores por un desarrollo magnífico de un mundo post-apocalíptico, una vieja distopía y una lección naturista de fondo) y La Emperatriz de los Etéreos (sobre la persecución de los sueños y la ilusión, y los sacrificios que se deben hacer, o no, por ellos).


Tampoco voy a decir que todas las novelas de Laura Gallego me gusten. La Hija de la Noche y El Rey Errante no me gustaron nada, debo admitir, y otras obras, como Alas de Fuego y Alas Negras, me dejaron indiferente. ¿Qué puedo decir? Esta mujer escribe tanto que puedes encontrar mucho que te guste, y también un poco que no. Sucede lo mismo con todos los escritores que innovan en argumentos y temáticas, ¿no creéis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario