jueves, 1 de mayo de 2014

Reseña
Siempre hay un Mañana (Hotel Boosboro 1), de Nora Roberts


Datos Técnicos
Título: Siempre hay un mañana (1ª parte de Hotel Boosboro)
Autora: Nora Roberts
Editorial: deBolsillo
Páginas: 357


Sinopsis
El histórico Hotel Boonsboro ha superado tiempos de guerra y de paz, cambios de propietarios e incluso rumores de estar embrujado. Ahora, el hotel está sufriendo una remodelación completa en manos de los tres hermanos Montgomery y su excéntrica madre. La vida social de Beckett, el arquitecto de la familia, consiste sobre todo en hablar del trabajo mientras come pizza y bebe cerveza. Pero esta vez la atención de Beckett no está centrada totalmente en las reformas: lo distrae una chica, la misma que ha querido besar desde que tenía dieciséis años. Después de perder a su marido, Clare Brewster se centra en sus tres niños mientras se encarga de la librería del pueblo. Los hijos no le dejan tiempo para pensar en el amor, pero Clare se siente fascinada por la transformación del viejo hotel que Beckett está llevando a cabo y querrá inspeccionarlo más de cerca… el edificio y el hombre que elabora los diseños. La gran inauguración se acerca, y Beckett se complace en enseñar el hotel a Clare. Le muestra una habitación diferente cada vez, siempre que los dos encuentran un rato libre entre las reuniones del proyecto y recoger los niños en el colegio. Nunca hay una primera cita, pero estos momentos robados son el principio de algo que podría despertar un deseo secreto que duerme en el corazón independiente de Clare y que abre la puerta a la extraordinaria aventura de lo que viene después…


Historia
Debo decir que cogí este libro por el mero hecho de ser de Nora Roberts, una cuestión de fidelidad, por decirlo de alguna manera. No me llamaba particularmente la atención. He tenido un par de encontronazos con libros con excesiva arquitectura y diseño de interiores y exteriores, y me abuuuuuuuuuurren soberanamente. Al leer la sinopsis de este libro, eso es lo que me daba la sensación que habría.

Y en efecto, es lo que hay (más diseño de interiores que arquitectura, eso sí), pero debí haber confiado en Nora Roberts, puesto que siempre demuestra una maestría increíble para hacerte leer sobre temas que aborreces, y que no te importe en absoluto.

Esta historia habla mucho sobre la restauración del hotel, desde luego; pero sobre todo habla relaciones, no sólo la relación de los dos protagonista (obviamente, ¡estamos ante una novela romántica!) sino también de ellos con sus amigos y sus familias.

Esta es la historia de Clare, que volvió a casa con tres hijos tras la muerte de su marido en Irak, y Beckett, que estaba enamorado de ella desde la adolescencia. Trata sobre cómo a él se le licuan los sesos cuando la ve, cuando hablan… Y cómo en un momento dado se enciende un chispazo entre ambos, que se alarga durante varios meses hasta culminar en un hermoso final.

Pero la relación está llena de obstáculos, claro; no sólo que ambos tienen mucho trabajo, no sólo que hay tres niños de por medio o que Clare no sabe cómo dejarse ayudar. Supongo que el mayor obstáculo de todos es su no deseado pretendiente, que se cree muy indispensable en la vida de nuestra protagonista… Como para hacer cosas malas. Muy malas.

Y además de todo lo anterior, está el fantasma.

Después de haber leído La Dalia Azul y compañía, la mención de un fantasma me hizo lanzar un “¡uff!” bien fuerte, porque no tenía ganas de tragar con el clásico medio poltergeist lleno de ira y mala leche.

Por suerte nos encontramos con Lizzie, un fantasma que no ha dado muestras de agresividad en ningún momento de todo el libro. Es como una presencia benigna y afectuosa, un poco juguetona, de la que por ahora se sabe poco… Pero espero que en los próximos volúmenes podamos descubrir todo cuanto la mantiene en el hotel.


Estilo
¿Qué se puede decir del estilo de Nora Roberts que no se haya dicho ya?

Como he comentado en alguna ocasión, al principio su estilo no me entusiasmaba particularmente. La manera de narrar a veces se me hace desordenada (como cuando un personaje dice algo, y se explica el por qué lo ha dicho en la frase siguiente), pero al final acaba formando parte de su encanto.

Esta escritora te transporta a su historia con su estilo particular. No redunda, no recarga, sino que te presenta a sus personajes perfectamente humanos, su historia perfectamente hilada. No hay nada negativo que se me pueda ocurrir.


Personajes
Como siempre, los personajes son tan humanos, tan normales, que es difícil no cogerles cariño.

Clare, nuestra protagonista femenina, es una madraza, una gran trabajadora, una persona afectuosa y amable pero también muy independiente, que no cree en lo paranormal y tiene muchos problemas para dejarse ayudar. Durante su matrimonio, como su marido era soldado y estaba en la guerra, tuvo que aprender a hacerlo todo por su cuenta, incluyendo criar a sus hijos. Es algo que no cambió con la viudedad, así que cuando encuentra en Beckett a alguien que quiere echarle un cable en todo no sabe cómo tomárselo.

Beckett es un bomboncito relleno de chocolate fundido, así como suena. Familiar, cariñoso, y lleva tal que diez años enamorado de la misma persona. Eso es fidelidad y lo demás tonterías, ¿o no? Es que es agradable hasta con los fantasmas.

Luego tenemos un buen alijo de personajes secundarios: los hermanos de Beckett, Ryder y Owen, cada uno con su encanto especial; Lizzie, la fantasma; Avery y Esperanza, las mejores amigas de Clare. Todos tienen su pequeña dosis de protagonismo, su introducción, y estoy deseando conocerlos más a fondo.


Otros
Encontré algunas cosas extrañas durante el escrito… Como “cuentos” en lugar de “cuantos”, pequeñas cosillas que me llamaron la atención. Ligeros errores. Aparte de eso, nada que se le pueda objetar.


Lo mejor
Lizzie
Ryder. No entiendo por qué, pero Ryder. Y Owen.
Avery.


Lo peor
Si tengo que decir algo, no me gusta mucho el tema de que Clare estuviera locamente enamorada de su marido, y luego pudiera enamorarse de Beckett. Es decir, los conocía a ambos al mismo tiempo, y aunque no voy a decir que no se pueda enamorar, no me parece justo para él. Él la ama desde la adolescencia, pero sigo con la sensación de que es un segundo plato con Clare, y me da pena.


Nota final

Magnífica (8). Es una novela que me ha sorprendido por lo que me ha gustado, teniendo en cuenta que no la cogí con buenos ojos. Y además cualquier novela que me tenga riendo y llorando de emoción las últimas cinco páginas merece todo mi aprecio. ¿Soy masoquista si digo que me encanta llorar en las novelas?

2 comentarios:

  1. No conocia tu blog pero me quedo por aqui ^^ en cuanto al libro.. estoy un poco saturada asi que mo quiero añadir demasiadas cosas a mi lista :D
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te entiendo! Yo no doy abasto con las lecturas, pero es que todo me gusta más... Así que acabo apuntando docenas de libros en la lista de "por leer" sólo para no olvidarme ninguno xDD

      ¡Gracias por tu visita! ¡Disfruta de tu estancia! :)

      Eliminar