lunes, 25 de mayo de 2015

Pre-Reseña:
Herido, de Verónica Valenzuela


Disponible en Amazon

La premisa de un hombre torturado, amargado por su pasado y sus, digámoslo así, traumas, tiende a atraerme mucho. El hecho de que ese hombre esté marcado tanto por dentro como por fuera también me atrae, porque la belleza no está en la piel inmaculada, sino que puede encontrarse en las cicatrices, en las marcas, en lo que nos hace imperfectos.

Así que el libro tenía todas las papeletas para gustarme, y, para estar segura, busqué en amazon las primeras páginas.

En principio parece ser lo esperado, y eso me dejó con muchas ganas de seguir. Lo que no me gustó tanto fue una cierta ausencia de comas que me dejó algo patidifusa (sé que puedo ser muy mía con la puntuación), pero lo que realmente me echó para atrás con esta novela es el tiempo verbal, o mejor dicho, los tiempos verbales.

Porque, sí, un párrafo habla en presente y el otro en pasado, sin orden ni concierto ni ton ni son. Sé cómo encajan ciertos tiempos verbales en ciertas fórmulas, y no era el caso. Era algo del tipo “Se mete en la ducha y entonces sonó el teléfono”, carente de toda lógica. No sé si esto se alargará durante toda la novela, pero no es una buena carta de presentación, y me encuentro muy indecisa en si comprarlo o no.

2. Indecisa

PD: ¿Pero qué clase de portada es esa?



No hay comentarios:

Publicar un comentario