viernes, 26 de junio de 2015

Minireseña:
Elantris, de Brandon Sanderson


Me esperaba algo de este libro. Me esperaba párrafos interminables, un estilo enrevesado, complejo, pesado y muy, muy descriptivo. Me esperaba un clásico libro de fantasía en que o te concentras o pierdes el hilo entre tanta descripción. Lo empecé sin muchas ganas por todo eso, porque no me gustan los libros de estilo complicado: me gusta disfrutar mientras leo, no estar tomando apuntes para recordarlo todo y seguir el hilo de la historia.

Pues me he llevado una sorpresa y de las mejores. Lejos de tener un estilo pesado y enrevesado, Sanderson me ha sorprendido muy gratamente con una manera de escribir mucho más sencilla de lo esperado, rica en detalles pero sin entrar en excesos.

Una de las cosas que más me han maravillado es cómo en un solo libro el autor ha sido capaz de ofrecer semejante cantidad de riqueza cultural, y todo de manera comprensible para el lector, pero sin necesidad de explicaciones extras. Hay sociedades radicalmente distintas, hay palabras en lenguajes extraños. Las mismísimas lenguas tienen nombre propio. ¡Y las religiones! Toda esa riqueza está en la novela, todo un mundo perfectamente ideado y expuesto para el deleite del lector.

Incluso la propia magia de Elantris tiene su sentido. Su condena, su gloria, su modo de vida, todo encaja aunque al principio no lo vaya a parecer. Lo único que me deja con la duda es por qué las personas normales siguen convirtiéndose en elantrinos (aparte de lo obvio), pero todo lo demás está tan perfectamente atado…

Y los personajes, ¡por favor! Son una maravilla. Incluso el enemigo (al menos uno de ellos) me ha gustado; me ha gustado estar en su cabeza, ver lo que intenta hacer, cómo trata de evitar un desastre. Me han encantado sus sentimientos, sus dudas, incluso el modo en que enfoca todos los problemas. Pero es que también he disfrutado enormemente con Sarene, tan ácida y a la vez tan vulnerable, y con Raoden; esperaba que fuera el típico principito mimado y, como el libro, me ha sorprendido muy gratamente.

En cuanto a la historia, no te deja descansar. Cada vez que parece estar arreglado hay una nueva vuelta de tuerca. Alianzas, por ejemplo, es otro libro con el mismo efecto, pero era más drástico y me ponía más nerviosa que ansiosa. En el caso de Elantris las vueltas de tuercas son un «¡Oh, mierda! No pasa nada, lo arreglarán», porque son tan, tan magistrales, que no puedes evitar quedar anonadada. Las traiciones, y el modo en que los personajes juegan sus piezas, cómo adelantan los movimientos de los otros y cómo toman riesgos por su propia victoria… Una absoluta maravilla.

La verdad es que no tengo nada malo que decir sobre Elantris. Uno o dos personajes los he odiado, pero están exquisitamente construidos. El poder de los elantrinos me parece un poquito demasiado excesivo, pero aun así está tan ligado que se perdona. No hay un solo giro fuera de lugar, y aunque leí por ahí que el final era precipitado y temí por eso, no me ha dado para nada esa sensación: no he sentido que el final sea rápido para acabar pronto, sino que todo sucede al mismo tiempo, y el autor ha sabido expresar ese efecto de ansiedad con gran maestría.

Ciertamente, no va a ser la última vez que lea algo de este hombre, me ha maravillado.

5. ¡Léelo!


4 comentarios:

  1. Hola!
    Cuando empecé a leer tu reseña pensé: Oh, ya no lo leo, pero a medida que iba leyendo lo que faltaba, me empezó a gustar, por lo que planteas, se vé como un libro muy bien estructurado, y eso está muy bien.
    En fin, creo que esa calificación le queda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue una sorpresa mayúscula este libro, y me ha encantado del todo ^^

      Eliminar
  2. No conocía este libro y has conseguido tentarme por completo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar