domingo, 27 de septiembre de 2015

Minireseña:
A Medianoche,
de Nora Roberts


Es uno de esos pocos libros de Nora que me ha costado tanto leer. Estaba deseando llegar al final desde casi el principio, porque se me hacía lento, pesado.

Declan, el protagonista masculino, me ha parecido absolutamente encantador. En cambio Lena me ha disgustado desde el primer minuto, y no ha mejorado; me ha parecido una persona que se esconde tras la actitud un poco putilla, y egoísta, porque, ay, su madre es una zorra drogadicta. Pues muy bien.

El asunto de los fantasmas me ha parecido demasiado enrevesado. Porque sí, hay fantasmas en la casa, pero ay, es que también es la reencarnación, y ay, es que la reencarnación al entrar en la casa empieza a revivir las vivencias del pasado. Un poco complicado, ¿no?

En cuanto a las escenas del pasado, Abbie me ha parecido un amor, totalmente… al igual que Declan. Tiene sentido. En cambio, Lucian me dejó fría, y luego me pareció débil y cobarde, indigno de ella.

En general no puedo decir que el libro me haya gustado. ¡Lo siento, Nora!

2. No Vale Mucho


domingo, 20 de septiembre de 2015

Minireseña:
Claro de Luna,
de Nora Roberts


Aunque al empezar se me ha hecho un poco lento, en seguida le he cogido el gusto, y ha sido difícil dejar la lectura para cosas banales como dormir.

El modo en que se enfocan los poderes de Tory ha sido genial, y el modo en que ella se enfrenta al mundo, fantástico. O haces como ella o te vuelves loca.

La pareja me ha encantado… de hecho las parejas, en plural, incluso la de cierto maravilloso veterinario con una señorita de moral ligera.

La historia, el criminal, todo me ha tenido en vilo. Y ese final, ¡uff!, aunque sabía que las cosas no eran tan sencillas no me esperaba que fuera él, precisamente.

En definitiva, genial.

4. Recomendado


viernes, 11 de septiembre de 2015

Minireseña:
Sueños Oscuros (A la Sombra del tiempo 1),
de Jen Minkman



La historia y lo que sucede en ella dan sensación de realismo porque carece de la intensidad típica de la literatura; ante los grandes eventos, los impactantes, los tremendos, te deja una sensación de estar aturullado, como un «esto no puede estar pasando».

Echo en falta detalles ambientales, sobre todo del pasado de ella. ¿De verdad que hace tropecientos años que no ha visto a su hermano o a Josh? ¿De dónde sale la casita, es solo una cosa de verano? ¿Qué hay de sus padres? ¿Y cómo es eso de que ahora, así, de la nada, se da cuenta de lo mucho muchito que el pequeño Josh le atrae?

En general, la actitud de Hannah me ha resultado extrema y un poco bipolar. Tan buen punto «aaaaah, ¿puede que le guste a Josh?» como al segundo siguiente «buaaaa, me ve como a una hermana» como «¡Ah! ¡Le coge la mano a otra! ¡Buaaa!». No me da la sensación de tener sus veintitrés años, sino sus quince y gracias.

También me parece que la tercera persona hace que el libro pierda. Se centra por completo en Hannah sin que haya un solo apunte al punto de vista de otros personajes, y eso hace que la novela quede plana.

Y hablando de plana, también queda cortada. Sueños Oscuros no me ha dado la sensación de tener un hilo argumental que empiece y termine en el mismo volumen. No ha pasado nada realmente relevante, aparte de la presentación de unos pocos hechos. Incluso siendo una saga (es una bilogía, creo), da la impresión de que la autora tuvo su libro entero, las dos partes, y cortó por la mitad: así, sin transición ni nada, corto aquí y así tengo dos libros en lugar de uno.

Y lo peor es que incluso así, no me han quedado ganas de seguir leyendo, no he visto nada que me atrajera. La historia me ha resultado… bueno, entretenida, aunque algo flojilla. Ha habido pequeñas acciones que me han chirriado y me han impedido disfrutar plenamente (como cuando Hannah se quema las corvas al tomar demasiado el sol y casi no puede caminar, pero a los cinco minutos cruza las piernas tan tranquila, sin dolor). Sobre los personajes, es difícil hablar de nadie que no sea Hannah, pues no se profundiza en absoluto con ningún otro, ni siquiera con Josh, del que solo sabes que es totalmente random y no te explica por qué.

2. No Vale Mucho



viernes, 4 de septiembre de 2015

Minireseña:
Jugando con Fuego,
de Nora Roberts


Este es un libro que empieza lento. No es como otros en los que vas averiguando el pasado conforme lo explican los personajes, sino que empieza en la infancia de la protagonista, Reena, y va dando saltos en el tiempo conforme ella se acerca a sus objetivos. Ves detalles de su vida, todos relacionados con el fuego, y que puedes intuir, o no, que se relacionan también con la trama principal.

Entre tanto también vas viendo pequeños encuentros con Bo, y eso es algo que me ha encantado del todo. Es precioso cómo ve a Reena en la distancia y todo se para. Como dice, se para la música y solo existe ella. Y nunca llega a tiempo a alcanzarla, con lo que te pasas casi media novela esperando que vuelvan a encontrarse y él vuelva a quedarse sin música y corra hacia ella… y Reena desaparezca, o no.

¡Hasta que por fin puede alcanzarla! Es muy boniiiiiiito. Claro que ella piensa que está loco, pero no pasa nada.

Es más o menos a partir de ahí cuando la trama principal coge fuerza: alguien que tiene algo contra Reena… y se lo hace pagar con creces, haciendo sufrir a quienes más quiere. Eso pone en riesgo su relación, y a su familia, y su trabajo.

Nora Roberts tiene afición por las novelas policíacas o algo así, pero en ramas “poco conocidas”. En este caso, Reena es investigadora de fuegos provocados, ahí es nada. La verdad es que cogí el libro con miedo, porque había leído Llamaradas y se me hizo bastante pesado, pero no: Jugando con Fuego me ha encantado.

4. Recomendado



miércoles, 2 de septiembre de 2015

¡Hemos vuelto!

¡Hola de nuevo, chicos! Se acabaron las vacaciones y volvemos con las pilas bien puestas ^_^ Vuelven al blog las reseñas, las minireseñas y los relatos, y también alguna qué otra novedad...

Vamos a abrir una nueva sección; un juego de adivinanzas, por decirlo de alguna manera, que esperemos que os interese. Estamos ultimando los detalles antes de presentároslo, ¡ya falta poco!