domingo, 25 de octubre de 2015

Minireseña:
Percy Jackson y el Ladrón del Rayo (Percy Jackson 1),
de Rick Riordan


Después de oír hablar tanto de Percy Jackson, no en grandes carteles de neón pero sí manteniéndose a la vista a menudo, decidí que, puesto que quería echar mano a algo de lectura juvenil, ¿por qué no empezar por aquí?

La verdad es que no puedo decir nada exactamente bueno ni exactamente malo sobre este libro. Una historia interesante, y una visión original de la mitología griega… aunque no me termine de convencer. Unos personajes bastante planitos; el protagonista, aunque tenga doce años y problemas para hacer amigos, me ha parecido muy capullo al callarse ciertas cosas, como se lo callan la mayoría de personajes por mantener la intriga.

Algunos giros argumentales son interesantes (la trampa del parque de atracciones… ¡adoro a Hefesto! Aunque por lo visto Rick Riordan eligió la versión en que él sigue casado con Afrodita en lugar de haber encontrado a su verdadero amor en Aglaya, una de las Cárites, y eso me dio un poco de pena), aunque te hueles a la legua quién es el «amigo traidor», y te preguntas por qué Percy no sospecha en lo más mínimo.

La verdad es que soy una gran fan de la mitología griega, y puesto que estamos trabajando en nuestra propia versión de la Teogonía, ver ciertos personajes siendo tan estereotipados me ha revuelto un poco. Sabemos que Ares es el dios de la guerra, pero, vamos, ¿tan sádico? Y en serio, ¿Poseidón, un regio dios del mar, con camisa hawaiana?

En fin, en general la novela está bien, se deja leer, y si no te concentras mucho en cómo ves a los Griegos y cómo te los están presentando, pues mola. Aun así, a mí no me ha dejado con muchas ganas de seguir… aunque puede que lo intente más adelante.

3. Para Pasar el Rato




domingo, 18 de octubre de 2015

Minireseña:
Solo Recuerda Respirar,
de Charles Sheehan-Miles


En general, me ha parecido un libro… sin mucho que comentar. Habla de una historia de malentendidos y de traumas, temas muy jodidos como el abuso sexual o la guerra; no obstante, se me ha hecho un poco cogido por los pelos, si me entendéis.

El pasado de los dos personajes no queda explicado, tienes que sobreentenderlo. Eso asienta una base inestable a lo largo y ancho de toda la novela, porque, chicos, es el origen de la mitad de los problemas que tienen, y no solo en la parte romántica.

He echado en falta esa claridad para entender por qué una chica ultra-enamorada llamó borracha a su novio, que está en Afganistán como soldado, y le soltó que su relación a distancia no funciona y que lo deja.

Ya no hablemos de la cantidad de borracheras (todas en el momento oportuno) que pilla esta tía. Creo que alguien debería inscribirla en Alcohólicos Anónimos, porque vamos…

Desde luego, ella no me ha convencido, ni con sus oportunas borracheras, ni con sus reacciones ante casi nada. Él, con su manera de huir y guardar sus emociones, me ha parecido más coherente.

Me ha dado la sensación de que la historia se alargaba innecesariamente. Cuando iba por menos de la mitad de la novela y ambos personajes ya se declaraban y volvían a estar juntos me temí lo peor. No ha sido tan malo como esperaba, pero aun así ha sido básicamente rizar el rizo, forzar todos los frentes para alargar la historia y seguir poniendo obstáculos entre ellos.

A grandes rasgos no puedo decir que sea una MALA novela, así en mayúsculas y escándalo, pero tampoco es buena. Es de las que pasan sin pena ni gloria, sin nada muy bueno que destacar, ni tampoco muy malo. Se lee, y ya está.

3. Para Pasar el Rato

PD: Al poner la nota en Goodreads es cuando he descubierto que es la cuarta parte de una saga. No lo pone en ninguna parte y por tanto, obviamente, lo he leído sin mirar los libros anteriores. Eso puede que condicione parte de mi reseña.