miércoles, 4 de noviembre de 2015

La innecesaria ortografía

Menudo título, ¿verdad? Seguro que has llegado aquí escandalizándote. ¿Qué dice esta loca de que la ortografía no sea necesaria?

Ya puedes tranquilizarte, eso no es lo que yo pienso. Pero sí me he encontrado a mucha gente que para mi consternación han dicho exactamente eso: que la ortografía no es necesaria, que mientras se entienda el escrito (aun ke sea azi) es más que válido escribir como sea, sin hacer caso de haches, eses o zetas, ya no hablemos de acentos, ¡qué chorrada!

Al leer la opinión (respetable como cualquiera) de estas personas yo estaba boquiabierta. No solo se trata de que desde niños nos enseñen la importancia de escribir bien; es que el hecho de que “hablar” siempre se escriba “hablar” y no “ablar”, “avlar” o “havlar” ayuda a la lectura, un poco de unificación y tal, ¿no? Que para eso está la ortografía, no por una cuestión estética.

Así que, ¿qué empuja a una persona a decidir que no importa cómo escriba, mientras su historia sea interesante?

Decidme, ¿vosotros seríais capaces de leer una novela, incluso un relato corto, plagado de faltas de ortografía? Porque yo noLlamadme elitista, pero no soy capaz. Para mí la corrección del escrito es igual de importante que la historia que se cuenta. ¿Cómo voy a disfrutar de un relato buenísimo, ke sta escrit cmo x un pero golpiand el teklado?

Así que no, soy de la opinión de que la ortografía no es innecesaria, sino todo lo contrario. A veces hay errores, y no pasa nada. Puedes olvidar un acento o una hache, o no saber si va be o uve. Pero no es normal enorgullecerse de ello.

¿O soy la única que piensa así?

6 comentarios:

  1. Yo cuido bastante la ortografía, y muchas veces cuando se me escapa algo porque escribo en google keep desde la tablet y lo paso al ordenador lo primero que hago es corrección ortográfica. Creo que hay una etapa en la que es "costumbre" escribir mal, y yo bueno, algunas acortaciones en twitter si no queda más remedio, las entiendo. Pero también recuerdo que hasta cuando pasaba por esa etapa escribía bien los relatos, porque era algo importante que van a leer otras personas, y quería que se entendiera.
    Pero puede que seamos raras.
    A mi me parece que si aprecias tu obra y lo que has escrito, lo mínimo que podrías hacer sería mimarla y repasarla y revisarla. Y yo no puedo, si veo muchas faltas ortográficas en un blog, lo cierro y no lo leo. Me ponen mala.
    En fin, puede que seamos raras, pero prefiero serlo.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos bichos raros, pero menos mal. Nunca entenderé la afición a defender las faltas de ortografía. Es absurdo.

      Eliminar
  2. Yo soy de las que no soporta escribir mal. Me pone de los nervios. Incluso en whattsapp uso acentos, puntos y comas. Mis amigos saben los mucho que me molesta así que me escriben las palabras completas cuando hablan conmigo (exceptuando tildes). Yo si comienzo a leer un texto y me encuentro que está escrito mal (no que le falte una hache o se equivoque con b y v, sino algo peor) dejo de leerlo de inmediato y no vuelvo a tocarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien! Entonces no estamos solas en el mundo, por lo visto.

      Yo también detesto escribir con faltas. Puedo aceptar que al escribir deprisa tengas dedazos, o se te pase un acento. Mira, es lo que tiene. ¿Pero una novela? ¿Un relato corto que publicas para que otros lo vean? ¿En serio quieres dar ese aspecto de dejadez? Porque francamente, yo no.

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Justo ayer leí de refilón una opinión de esas de "que mas da la ortografía" pero no le presté demasiada atención porque me pareció rídiculo. Si te gusta escribir, escribe bien, que digo yo que para eso has ido a una escuela donde te han enseñado a escribir (porque estoy segura de que la gente que opina eso ha estudiado, aunque sea mínimamente). Nunca he soportado las faltas de ortografía en nada que estuviera escrito. Cuando recibía cartas, hace ya muchos años, corregía casi sin quererlo cada falta en mi cabeza. Y por supuesto, intentaba por todos los medios no hacerlas yo misma, porque no, porque la escritura es una maravilla como para faltarle el respeto así.
    Por eso, dudo que pudiera leer un relato lleno de faltas... Ni podría ni querría, a decir verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto los debates sobre que la ortografía no importa están a la orden del día.

      Lo peor es que muchas personas con una ortografía nefasta (ya no hablemos de la puntuación, vamos) dicen que claro, que su escolarización... que ellos no han ido al colegio, que si no sé qué, que si no sé cuántos. Pero, ey, sabes usar un ordenador... ¿pero no sabes escribir? ¡Ay, qué pena! Qué pena de mentira, para ser más concretos. Eso es simplemente que PASAN de todo, lo cual es muy, muy deprimente, y hasta un poco aterrador, porque, en fin, este es el mundo en el que vivimos.

      Eliminar