domingo, 31 de enero de 2016

Una larga espera (McKade 3),
de Nora Roberts


Últimas páginas = lagrimones. Lees estas novelas y sabes perfectamente cómo terminan, pero, ay, eso no impide que llores. Pero son lágrimas buenas.

Hasta ahora, de los tres hermanos que conozco Devin es el que más me gusta, con diferencia. Es el más fiel, el más leal, el más enamorado hasta las trancas. Me ha recordado un poco a Becket, del Hotel Boonsboro, con su amor que viene desde que era un mocoso. Devin es igual.

Cassie además me ha gustado mucho. Es adorable, tímida y monísima. Justo antes de comenzar este libro yo me preguntaba si no podría haber, por una vez, un libro en que el tío fuera un buen hombre, íntegro y tierno, y la mujer fuera dulce, adorable y tímida… y que así se quedaran. Y es justo lo que te encuentras: Devin con sus doce años de paciencia, Y Cassie con su timidez, su miedo, sí, pero también una fuerza encantadora por dentro.

Un romance muy bonito, muy tierno, aderezado con fantasmas del pasado (un pasado no muy lejano) y unos niños adorables. Me he enamorado de Emma.

4. Recomendado

miércoles, 27 de enero de 2016

Relatos cortos:
La Tejedora

Desde su mundo de ideas, desde el fondo de su historia, desde el centro del torbellino que era por aquel entonces su vida, él había susurrado las respuestas al oído de la Tejedora. Ella había cumplido con su función en el mundo real, había escrito las palabras y había puesto el punto final al relato, cerrándolo.

Después, el joven guerrero había revivido los sucesos una y otra vez en la mirada y la mente de la Tejedora. Había sufrido y había sido feliz, y sólo así podía sentirse completo. Al fin y al cabo, era el personaje principal de su historia.

Ahora, lo notaba, era ella quien le susurraba al oído. Era una parte de la Tejedora quien estaba en su interior, acurrucada, murmurándole por qué, por primera vez en su vida como criatura ficticia, se encontraba en el mundo real.

Su primera imagen fue de un tanque de vidrio lleno de un líquido verdoso. En el interior, la Tejedora permanecía desnuda y aovillada, con la mirada hueca. Ella no estaba realmente allí.

Un hombre joven se acercó un paso al guerrero.

—Tienes que salir ya —dijo, con pesar pero firmeza.

Él asintió.

En mi mundo, un Tejedor ha hecho entrar criaturas malignas que siembran el mal, la discordia y el sufrimiento. Ayúdame a pararlos.

Ella sabía que su guerrero no podría negarse. Al fin y al cabo, lo conocía tan bien como para escribir su historia con toda veracidad.

Él dio la vuelta, haciendo ondear su vieja y raída capa, y salió del camión.

El mundo real era tan… real. Mucho más que su mundo de ficción. En su mente, la Tejedora rio con suavidad.

Eso siento yo cuando cierro los ojos y viajo con vosotros en vuestras aventuras. Viajemos juntos de nuevo.

El guerrero desenfundó su poderosa espada mágica y se enfrentó a la criatura ficticia salida de la mente de un Tejedor perturbado.

Él era más perfecto, más sólido, y por eso venció esta vez.

Mientras el monstruo se desvanecía, borrando todo rastro de su irreal existencia, el joven guerrero sacado de una historia épica se dio cuenta de que, al final, realidad y ficción no eran tan distintos: allí también habían malvados que querían hacer daño, y héroes que los combatían.

Ahora se daba cuenta de que la labor de la Tejedora era mucho más importante de lo que había pensado, y la admiró un poco más.

Entró de nuevo en el camión y la máquina mental lo deshizo, devolviéndolo a su mundo de fantasía.

Lo último que escuchó en el mundo real fue a la Tejedora, y su última imagen fue la de su mirada agotada.

—Gracias, viejo amigo…

domingo, 24 de enero de 2016

En las Adivinanzas
Nuestro Ganador Es…

Y por fin el resultado de las Adivinanzas... ¿Quién ha adivinado primero?

¡Haruka!
(La que por cierto todavía no tiene blog ¬¬ Dime, amiga mía, ¿cómo voy a hablar sobre tu trabajo si no me das un blog con contenido?)
Bueno, de Haru podemos decir que es escritora, aunque demasiado tímida para haber llegado a publicar nada... ¡Y eso que lo hace muy bien!

La frase era:

"El barón deseaba tener a su hijo consigo. Sospechaba que, de estar él libre, trataría de obligarme a que me casara con él. Desde luego, me negaría, pero se esforzaría en salirse con la suya. Siempre conseguía lo que deseaba y ahora deseaba tener a Kendal."

¿Y el libro? Pues finalmente era el siguiente:


Fue escrito en 1982, y la edición que yo tengo... desde luego, no es nueva. Pertenecía a mi madre hasta que me lo apropié hace como quince años. Vamos, toda una novedad literaria, ¿eh? ;)

Por si alguien está interesado en conocer la obra, os dejo la sinopsis:

Kate Collison es hija de un famoso miniaturista y una artista de gran talento aunque, por ser mujer, jamás ha recibido el reconocimiento que merece. Cuando su padre recibe el encargo de pintar el retrato del barón de Centeville, Kate no duda en acompañarle. Una vez allí, el destino quiere que sea ella quien termine la obra. El barón queda fascinado por su genio y decide introducirla en el círculo artístico de los salones de París. Pero son tiempos difíciles; mientras Francia se prepara para una guerra contra Prusia, Kate deberá librar su propia batalla, ya que aquel hombre tan generoso esconde un lado oscuro, siniestro, y profundamente maligno...

domingo, 17 de enero de 2016

Juguemos a las Adivinanzas III

¡Aquí estamos de nuevo, queridos lectores! De nuevo, ¡a adivinar!

Repetimos sección: vamos a juvenil y romántica... pero esta vez, en lugar de elegir libro, cerré los ojos y dejé que mi mano escogiera por mí. Mala idea. Por eso os voy a dar dos pistas.

Primera pista: vais a encontrar el libro a la izquierda (vuestrade la cobra.

Segunda pista: no es un libro nuevo.


Y ahora, el fragmento por el que debéis adivinar el título:

"El barón deseaba tener a su hijo consigo. Sospechaba que, de estar él libre, trataría de obligarme a que me casara con él. Desde luego, me negaría, pero se esforzaría en salirse con la suya. Siempre conseguía lo que deseaba y ahora deseaba tener a Kendal."

Uno de esos hombres que no aceptan un no por respuesta, ¿eh?

En fin, ya sabéis cómo funciona, pero si no, os lo recuerdo: tenéis hasta el día 24 para adivinar el libro. El ganador es el primero en dejarlo en el comentario. ¡Ánimo! ^_^

miércoles, 13 de enero de 2016

Microrelato:
Por favor, sea breve

—Por favor, sea breve —dijo el hombre, desapasionado.
La mujer hizo un leve mohín. Luego, con movimientos elegantes, rodeó el escritorio, tomó al otro por los hombros para volverlo hacia sí y lo besó en los labios, larga, suavemente.
Sin esperarlo, él se hundió en aquella boca húmeda, cálida, acogedora. Sus manos, sin su consentimiento, se cerraron en la cintura de ella para atraerla hacia sí.
La mujer se separó entonces y lo miró a través de las largas pestañas. Él estaba estupefacto. Ella, satisfecha, sonrió como una gatita y se marchó del despacho.
—Sí —murmuró el hombre—. Muy breve.


*****************

Este microrelato nació a raíz de un concurso, en que no se podía superar cierto número de palabras (número que no recuerdo, ¡lo siento!) y que debía comenzar con la frase "Por favor, sea breve". Esto es lo que salió. ¿Qué os ha parecido?

domingo, 10 de enero de 2016

Atreverse a amar (McKade 2),
de Nora Roberts


Mucho mejor que el primer libro de la saga, aunque no las tenía todas conmigo. No pensé que Jared me caería tan bien, pero vaya si lo ha hecho. Igual de fogoso que sus hermanos, pero de una manera controlada… o al menos así es la mayor parte del tiempo.

De nuevo me ha derrotado una historia con niños de por medio. Me encanta el modo en que una persona no solo se enamora del hombre o la mujer, sino también de la criatura que lo acompaña. Me parece precioso. Y de nuevo, ¡gracias!, porque Bryan, el niño de turno, no es el clásico capullo que pone trabas a ese afecto, sino que lo quiere y lo anhela. Temo por Connor, el próximo niño, porque me huelo que ese sí va a poner trabas. ¡Ay, no, por favor!

En general, un romance bonito, con mucho pasado (en especial de ella, porque de él apenas se pincela).

4. Recomendado

domingo, 3 de enero de 2016

Recordando el ayer (McKade 1),
de Nora Roberts


En general, se me ha hecho un libro que pasa sin pena ni gloria. Clásico chico malo, temperamento volátil, pobrecito yo que no tengo futuro así que me voy a buscar mi camino y vuelvo diez años después. Rafe me ha dejado fría, y Regan, la protagonista femenina, tampoco me ha dicho gran cosa.

En general el libro no tiene nada concreto de malo, pero tampoco lo tiene de bueno. Es una relación entre dos personas que son emocionalmente estúpidas, y llevan consigo traumas que, aunque se conocen, no llegan a calarte. El asunto de los fantasmas apenas es una pincelada, y está por ver si la cosa sigue.

3. Para Pasar el Rato