miércoles, 6 de enero de 2016

Métodos escritoriles
Apuntarlo TODO

Yo antes era muy de improvisar. ¡Qué tiempos aquellos! Tenía una idea y escribía sin más, sin tomar apuntes en absoluto.

Eso tenía resultados indeseados, como por ejemplo cabos sueltos, incoherencias argumentales, o peor: historias sin terminar, porque con el tiempo había olvidado cómo tenía que seguir.

Ya el colmo es cuando estás con una historia y entonces se te ocurre otra, ¿y qué haces? Ponerte con ambas, o dejas la nueva para más tarde y entonces… se te olvida.

La memoria de las personas no es tan buena como quisiéramos. Vamos, la mía la que menos. Yo siempre digo que tengo memoria de colador, y con toda la razón, porque se me olvida hasta lo que he comido hace dos horas, imaginaos.

Por eso con el tiempo desarrollé una costumbre que me ha salvado la vida (y muchas historias). Y eso es… apuntarlo todo.

Y no me refiero solo a la idea principal. Me refiero a cualquier ocurrencia sobre una historia. Los personajes, los secundarios, nombres, fechas, eventos, sucesos, incluso hechos históricos. Todo esto da cuerpo a la novela que vayamos a escribir, le da profundidad, y nos aseguramos de que nada se quede en el tintero.

Así que ya sabes: a la hora de preparar tu obra… ¡los apuntes son tus amigos!

4 comentarios:

  1. Cuánta razón! Cuando empecé a escribir mi primer fic,empecé a apuntarme las cosas, y cuando lo retomé di las gracias a mi yo del pasado por ello xDD Es un buen recurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Anda que no te ahorras disgustos futuros. No siempre vas a escribir lo que tienes ahora en la cabeza, no de inmediato, pero puedes querer hacerlo más adelante... y odiarás tener que cambiarlo todo porque no recuerdas los detalles.

      Eliminar
  2. Buen consejo!! Es un recurso genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por pasarte, Kiara! ^_^

      Eliminar