domingo, 3 de abril de 2016

Minireseña:
Colinas Negras, de Nora Roberts


Tenía el recuerdo de que este libro no me gustó la primera vez que lo leí, y no estaba segura de por qué. Recordaba algunas cosas (como la actuación de Baby, el animal más bonito y maravilloso y tierno del refugio), pero no exactamente cuál era el problema que tenía con la lectura.

Después de releerlo puedo entender que en una época en que era demasiado ingenua, demasiado romántica, la novela pudiera disgustarme.

La historia que narra es distinta, y está muy bien llevada. El asunto del refugio es una muestra de cómo funcionan las cosas allí, y cómo hay personas a favor y personas en contra (yo, sinceramente, si tengo un animal que en libertad se va a morir, creo que está bien mantenerlo a salvo… no sé). La locura del (valga la redundancia) loco de turno es espeluznante y está perfectamente hilada.

El fallo que tuvo para mí esta novela en el pasado fue el romance; o mejor dicho, el pasado de ese romance.

En el pasado, ambos protagonistas se aman, se han amado siempre… pero con el tiempo, se dejan. Es así, cortan diciendo que lo suyo no va a funcionar por la distancia, aunque él tiene otros motivos para hacerlo. No motivos nobles… o al menos, a mí no me lo parecen. El «lo hago por tu bien» no me parece noble.

En todo caso, en ese entonces no me pareció lógico que después de hacerse tanto daño, después del egoísmo y el orgullo, el romance siguiera adelante. Pero ahora entiendo, me guste o no, que a veces sencillamente «no es el momento», y hasta que llega ese momento (hasta que las personas somos lo que debemos ser), el amor se estanca.

No diré que me guste que tenga que ser así. Creo que tiene que haber otros modos, otras maneras, de ser la persona que debes ser sin necesidad de renunciar al amor por ello.

Pero sí puedo decir, para no alargarlo más, que en esta novela se puede entender, y que al final, a pesar de todo, triunfa el amor y los malos reciben su merecido.


4. Recomendado

No hay comentarios:

Publicar un comentario