miércoles, 13 de julio de 2016

La voluntad de escribir

La semana pasada hablé de la envidia del escritor, y al hacerlo, hice mención de esos escritores que escriben solo cuando tienen inspiración, y nada más.

Es que me dan puñetera rabia.

En serio, ¿te piensas que vas a poder escribir, revisar y pulir una novela entera solo cuando tengas puta inspiración? ¿Crees que la vida es color de rosa y hay unicornios paciendo en tu jardín o qué te pasa?

En esta vida TODO cuesta. Cuesta esfuerzo, cuesta tiempo, cuesta energías. Cuesta dolores de cabeza y agotamiento muscular, cuesta horas de sueño, horarios apretados, y menos rato viendo a tus amigos y a tu familia. Si no estás dispuesto a hacer SACRIFICIOS, entonces ya sabes dónde está la puerta.

De verdad, es que no comprendo por qué hay personas que creen que el mundo es así de fácil, o que ellos son tan guays que solo con la llegada de las musas ya lo tienen todo hecho. Las musas vienen una vez al año, y da gracias. Y si tú crees que a ti te visitan cada día, entonces párate y relee lo último que escribiste, a ver lo bien que está.

En serio, un escritor tiene que ESFORZARSE, tiene que escribir con ganas y sin ellas, joder, igual que tiene que hacer cualquier artista que se precie, qué digo, ¡cualquier trabajador en cualquier ámbito! Porque los días de “oh, ¡estoy en racha!” son muy pocos, y el resto del tiempo la naturaleza humana nos pide vaguear. Así que, ¿vas a vaguear, o vas a ser un puñetero escritor?

Si crees que lo que haces está bien tal y como está, ¿cómo te piensas que será cuando te ESFUERCES, cuando realmente TRABAJES? ¡Será la bomba! Entonces, ¿por qué no lo haces? ¿Qué te hace acomodarte en “la inspiración”? Quizá no eres tan escritor como dices, entonces, porque amigo mío, el escritor TRABAJA MUY DURO.

Y sí, esto me hace hervir la sangre. No es la primera vez que lo veo, ni será la última, pero yo tenía que dar mi muy airada opinión. Gracias por leerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario