domingo, 29 de mayo de 2016

Minireseña:
Magos, amantes y ladrones, de Nora Roberts


Recuerdo que este libro ya lo leí hace algunos años y por algún motivo no lo disfruté. Quizá había demasiado rollo ladronzuelo. Al darle una segunda releída ahora sí me ha gustado, pero no tanto como hubiera querido.

Este es un libro de «le falta».

Para ser de Nora Roberts, le falta documentación a mansalva en la parte de magia; no sé si no encontró, si no supo, si no buscó, o si decidió no enseñar los trucos que hacen que la magia sea magia, pero a mí por lo menos me decepcionó.

También le falta y mucho una evolución en la relación de Nathaniel y Luke. Es tan fácil, tan inmediato, que no resulta nada creíble. Una nueva decepción.

En cambio, la relación entre Luke y Roxanne está muy bien hecha y mejor expresada. Ambos son personajes con mucho carácter y un obstáculo en su romance (o al menos eso piensa él): son casi hermanos, se han criado juntos, y entonces el deseo que sienten el uno por el otro ralla el incesto. O, de nuevo, eso considera Luke, porque Roxanne tiene otras ideas.

En general el libro está muy bien. Habla de lealtad y de magia, y de sacrificios y secretos. También nos muestra una parte del… negocio familiar, que no es bonita, pero a la vez tiene un encanto especial, sobre todo si te gusta Robin Hood.

Pero «le falta». Le falta desarrollo en algunos puntos, lo que es una verdadera pena.


3. Para Pasar el Rato

domingo, 22 de mayo de 2016

Minireseña:
Steelheart (Steelheart 1),
de Brandon Sanderson


Vale, no estaba segura de qué esperar de este libro. El rollo superhéroe/supervillano me parecía taaaan americano. Y sí, vale, es bastante eso.

Es un mundo donde algunas personas, los épicos, han adquirido increíbles poderes. Pero totalmente increíbles. Predecir el futuro, ser invulnerables a cualquier ataque, fuerza sobrehumana, crear ilusiones… Eso sí, cada épico tiene una debilidad. Tienden a ser debilidades muy raras, pero las tienen.

Y esos épicos parecen ver a la humanidad como si fueran escoria. Basura. Cosas prescindibles y de las que hacer uso.

Estamos en un mundo muy duro donde nuestro protagonista está dispuesto a todo por cobrarse su venganza.
Vale, puedo decir que el chico me parece muy niño. Tiene dieciocho años, con lo que no es precisamente un adulto con la cabeza bien puesta sobre los hombros, pero me ha parecido excesivamente niño. Está obsesionado y su vida tiene un solo objetivo.

Al menos es noble, cosa que no se puede decir de todos. Megan, por ejemplo, me disgustó desde la primera página, y en la última todavía la detestaba. En cambio, hay otros personajes del grupo que se hacen querer, y mucho. El Profesor, por ejemplo, y a pesar de todo, me ha hecho cogerle mucho cariño.
Y acabas el libro y dices… vale, ¿y el siguiente? Lo quiero ya. ¿Dónde está?

En esta novela se cierra un capítulo en la historia, pero hay mucho más por ver, y estoy deseando hacerlo.


4. Recomendado

domingo, 15 de mayo de 2016

Minireseña:
En Busca de un Sueño (Trilogía de los Sueños 3),
de Nora Roberts


Esperaba más de este libro. No sé exactamente el qué. Quizá se ha debido a un principio aburrido (¿Y yo por qué quiero saber que Felipe fue un cobarde y tras la muerte de Serafina siguió con su vida tan campante? ¿Y qué me importa cómo comenzó el falsísimo romance de Laura con Peter?), o a que la historia en sí no ha sido gran cosa. No ha tenido toda la fuerza que esperaba.

De verdad que no es ni de lejos la mejor trilogía, no hablemos de la mejor novela, de Nora Roberts. Laura sigue siendo igual de altruista, dulce y encantadora, pero no hay nada más que despunte. El chico de turno, Michael, me ha parecido totalmente genial, pero es verdad que le falta un poco de… desarrollo.

Sabes que Michael ha matado por dinero del mismo modo sabes que se alistó en los marines: porque se comenta brevemente y punto. No sabes qué lleva a qué punto de su vida, ni en qué le ha afectado. Me parece que los eventos pasados que se le atribuyen no son más que una lista de cosas al azar para darle un poco de sensación de profundidad, y así, sencillamente, aparece sin más como el potencial amante de Laura.

Su romance me ha parecido muy dulce, eso sí, y el modo en que Michael se sentía demasiado poco para ella ha sido encantador.


3. Para Pasar el Rato

domingo, 8 de mayo de 2016

Minireseña:
El Rithmatista, de Brandon Sanderson


Voy a admitirlo: me costó un poco cogerle el gusto a esta novela. Tenía un ritmo lento, y unos personajes algo endebles. El chico de turno no me decía mucho; su obsesión no me parecía del todo saludable. Y la chica, bueno, no me gustaba su actitud ácida y dramática. Me cuesta leer si no me gustan los personajes; no necesito empatizar ni identificarme con ellos, pero me tienen que caer bien.

No obstante, el tema de la rithmática me fue atrayendo, me motivaba a seguir con la lectura. ¡Y menos mal!

Como siempre, el mundo que Brandon Sanderson ha creado ha sido increíble. Los detalles sobre las islas, los engranajes, la maquinaria… y cómo algunas personas tienen la capacidad de hacer que sus dibujos con tiza ¡cobren vida! Y no como una habilidad sobrenatural y perfecta, sino una que necesita mucho talento, mucho estudio y control.

La historia va cogiendo ritmo cuanto más te adentras en ciertos peligros… No soy muy de tramas policíacas, pero ay, señor, este hombre ha conseguido absorberme.

Claro, no es uno de mis libros favoritos de Brandon Sanderson. Ese título lo sigue teniendo Elantris. Pero de la mitad adelante me ha tenido incapaz de soltarlo.

Y esa escena final… dios mío, eso sí que me ha encantado. Ha sido increíble.

Y aunque sé que no vas a leerlo, querido Brandon Sanderson, te lo voy a decir de todos modos: haz el puñetero favor de escribir la segunda parte, porque esto no se puede quedar así. Gracias.


4. Recomendado

domingo, 1 de mayo de 2016

Minireseña:
Compartir un sueño (Trilogía de los Sueños 2),
de Nora Roberts


Pues la verdad, al ver que el segundo libro de la trilogía era de Kate y un vete-a-saber-quién me dieron ganas de resoplar. De hecho, resoplé. Yo quería Laura, puñetas.

Pero me ha ido sorprendiendo darme cuenta de que Kate me gusta mucho, y también Byron, el maromo de turno. Me han parecido muy tiernos. Bueno, él muy tierno, y ella un cúmulo de inseguridades escudadas detrás de una necesidad enfermiza de ser la mejor en todos los ámbitos de la vida, todo aderezado con una mente excesivamente analítica que forma parte de su encanto.

En realidad la novela no tiene mucho más que eso. Hay un casillo de desfalco de dinero del que acusan a Kate, aunque para ser un caso policíaco, es el menos currado por Nora Roberts, con diferencia. Te hueles el culpable a kilómetros, así que, en realidad, no es más que un aderezo para acompañar el desarrollo de la relación, que es, por cierto, muy bonita.


3. Para Pasar el Rato